Facturas instantáneas (casi obligatoria) para 2020.

El RFC de los consumidores estará grabado en el chip de la tarjeta de crédito o debito para que las terminales bancarias hagan una factura instantánea al momento del cobro.

Photo by energepic.com on Pexels.com

Fue un acuerdo que hicieron SAT y la Asociación de Bancos de México, para que todas las operaciones con tarjetas de crédito o debito en puntos de venta emitan automáticamente una factura instantánea.

Los chips de las tarjetas deberán tener todos tus datos fiscales, los cuales los bancos irán recopilando.

Fue definido como un tramite necesario para agilizar el proceso de facturación en México, pero el trasfondo más obvio de este cambio es controlar la discrepancia fiscal, gastar más de lo que se gana oficialmente ante hacienda, entre otras palabras, se compararán los gastos con lo ingresos de cada persona.

No aplica para personas que sean extranjeras y que no declaren impuestos en México o personas con tarjetas internacionales de crédito o debito emitidas en otros países.

Estas reformas comienzan un debate sobre el uso de efectivo sobre tarjetas, pues mucha gente que ya usaba métodos de pago electrónicos volverá a usar para todo el efectivo, lo cual, en vez de promover la economía la hará más controlada. Recordemos que en muchos países ya casi no se usa el dinero en efectivo, ya todo pago grande o pequeño se produce por medios digitales.

También es una forma de facturar las propinas que se dejan en los establecimientos, las cuales muchas veces son el ingreso más importante de meseros y demás personas de la industria del servicio. Ya hace tiempo se buscaba un método para cuantificar y declarar oficialmente este concepto.

“Aparentemente” este modo de facturación es opcional, pero no se descarta que pueda llegar a ser obligatorio.

Photo by Acharaporn Kamornboonyarush on Pexels.com

Pequeño cerdo capitalista: Finanzas personales para hippies, yuppies y bohemios