Coronavirus y economía global.

El Coronavirus es un virus potencialmente mortal que está afectando a China, activando estrictos controles en aeropuertos y fronteras con el fin de evitar una propagación mayor.

Este brote afecta a China y sus vecinos de forma política y económica pues los pobladores de los demás lugares del mundo evitan viajar a ellos y comprar su mercancía, al menos en un futuro cercano, causando perdidas millonarias.

El Gran Dragon rojo es muy hermético en cuanto la información que filtra, ya que quiere evitar cualquier tipo de boicot en su contra y en la de sus vecinos y aliados comerciales.

Lo cierto es que boicotear a estos países asiáticos en el 2020 es casi imposible, tienen negocios e inversiones en todo el mundo por lo que no se puede sostener una economía global sin ellos.

La industria de la moda, la medicina, la construcción y el entretenimiento, entre muchas otras, depende en gran parte de la participación de China, Japón y Corea del Sur.

Incluso Estados Unidos depende en gran parte de sus negocios con ellos, por lo que no pueden simplemente ignorar el hecho de que sus economías están vinculadas.

Vale la pena preguntarse hasta dónde depende nuestra economía del bienestar financiero de China.

Por ejemplo, en México la mayoría de las marcas de ropa mandan a fabricar sus piezas a China, que se ha vuelto el proveedor número 1 en cuanto a ropa de baja y media calidad se refiere. Sin su manufactura barata muchas de las empresas que existen actualmente en el mundo irián a la quiebra.

Si la situación no mejora en aquel continente, incluso podrían verse afectadas las olimpiadas de Tokio 2020, pues en el país del sol naciente también se ha detectado casos de Coronavirus.

Claro que esta situación es conveniente para países como Estados Unidos, pues sus productos médicos serán solicitados en gran parte del mundo.

Solo queda esperar algunos meses para saber hasta donde escalará este impacto económico en Asia y el mundo.