Tal vez Trump tenga razón

Hoy Mr. Donald Trump se está dando a conocer por ser el presidente de Estado Unidos y verdad es que este señor no es tan idiota como aparenta ser.

A la vista de todos este hombre actúa como alguien irracional y parece ser que lo que hace y dice a diario no tiene mucha lógica, pero la verdad es que cuando él abre la boca es porque ya calculó las reacciones y emociones que producirá en las demás personas. Vive de la polémica, eso le ha dado y le dará de comer cuando salga de la Casa Blanca, porque podemos apostar que este sujeto sacará libros sobre sus memorias en su mandato, por supuesto que sus hijos también sacarán provecho de esto toda su vida.

El señor y su familia saben que hacer y cómo comportarse delante de una cámara para que hablen de ellos constantemente, simplemente como las Kardashian, saben ser el tema principal de los medios.

De entre todas las cosas realmente sinceras que ha dicho Donald podemos aprender algunas cosas para nuestra vida diaria, la más importante es que él asegura que la clase media va a desaparecer.

Hace algunos años él Robert Kiyosaki escribieron juntos un libro que abordaba este tema, entre muchos otros, desde una perspectiva realista.

Si somos objetivos, nos daremos cuenta que este estrato social es relativamente nuevo, pues hasta hace algunos siglos existía una diferencia abismal entre los “plebeyos y campesinos” y “la realeza”. Así fue el sistema que imperó desde hace milenios y hasta hace poco cambió para abrir paso al estrato medio.

Ahora estamos en una etapa muy complicada a nivel global en la que las personas tienen dos opciones:

Dejar que el sistema las empuje hacia la pobreza o luchar por subir a la clase alta.

No hay más opciones, el sistema de capitalismo-socialismo actual en el que se balancea el mundo solo tiene dos direcciones.

Por un lado el pobre se hace más pobre, sufriendo los estragos de los malos gobiernos, las altas tazas de interés, pagando los aranceles de los productos que compra a diario para comer y sobrevivir, alimentándose de toda la publicidad que le venden por redes sociales y medios de comunicación.

Por otro lado tenemos a las personas que han sabido (consiente o inconscientemente) beneficiarse de todo el anterior escenario.

Por ejemplo, quienes por alguna razón heredaron tierras de sus familias, sin mover un dedo han visto como la inflación ha hecho crecer estratosféricamente el precio de sus bienes inmuebles.

Otro ejemplo sería quienes saben aprovechar las necesidades de las personas, cómo lo es la atención de las demás personas. Puedes ver como el creador de Facebook se hace millonario todos los días con apps que refuerzan falsamente la autoestima de las personas con Likes.

Este es un tema muy extenso, difícil de explicar y con una fuerte carga de complejos psicológicos, pero siempre debe verse con una lupa de objetividad y con la cabeza fría.

Lo más importante es saberse mover para llegar a ser parte del grupo de clase alta.

No estoy tratando de decir que el dinero lo es todo en la vida, pero siempre es más confortable llorar en un Lamborghini.

Este libro de Trump y Kiyosaki se llama “Queremos que seas rico” y más que un libro de autoayuda, es una conversación abierta sobre sus perspectivas de la riqueza y la pobreza en todos los sentidos, vale la pena leerse con la cabeza fría.