El Desarrollo de la Marca Personal, parte I.

La marca Personal es, en pocas palabras, la forma es que eres percibido por las demás personas, desde tu presencia hasta tus perfiles en redes sociales e internet en general.

Por ejemplo, es bien sabido que en entrevistas de trabajo tu interlocutor está evaluando tu forma de hablar, de vestir y de desenvolverte en general.

Hoy en día las empresas y marcas se fijan también en tus perfiles en línea para saber que tipo de persona eres, que gustos tienes, que lugares recuentas, entre otras cosas.

¿Por qué es importante desarrollar de forma consiente tu marca personal?

Porque debes de desarrollar la habilidad de presentarte a ti mismo en todos los sentidos. No se trata de estar pendiente del que dirán, de hacer o dejar de hacer cualquier serie de cosas. Se trata de ser consiente en cada perfil y publicación de la imagen que darás al resto del mundo. Es una especie de Curriculum Vitae o un Portfolio en movimiento, donde irás acumulando con el tiempo toda tu carrera e imagen.

Por ejemplo, si tienes algún talento, alguna habilidad, un oficio, si quieres ser visto como un profesional confiable o si eres un artista gráfico buscando dar a conocer su trabajo, la gente podrá ver tu trabajo.

En este siglo 21, todos debemos ser consientes de que somos nuestra propia marca, y la presentamos a donde quiera que vamos e interactuamos.

¿Debo pensar en mi propia marca personal si ya trabajo como parte de una marca o empresa?

Si, porque el mercado laboral en el futuro no es estable como le tocó a nuestros padre y abuelos, lo que puede verse del mercado laboral en el futuro es que pinta como cambiante constantemente, por lo que siempre es importante

Aunque este concepto es nuevo para muchas personas, debe ser un conjunto de habilidades a desarrollar:

1. El primer filtro es separar tu perfil verdaderamente personal de las redes sociales de tu perfil empresarial.

En este ultimo debes evitar subir fotos de tu familia, amistades y datos sencibles o personales, todo esto debe pertenecer a tu vida privada, pues la intención de tus perfiles empresariales es que sean publicas y abiertas a todo el mundo, y todo el mundo no debe tener tu información y acceder a ella.

2. Cuida las fotos que subes y las palabras que usas.

Una vez que ya separamos tu perfil personal del publico, piensa que fotos o imágenes vas a subir a tus redes sociales. En teoría, ya dividimos lo publico de lo privado, ahora divide lo que quieres que la gente vea de lo que no.

Piensa como debe verse un profesional o virtuoso en tu área.

3. Escoge con mucho cuidado las tendencias que sigues y apoyas.

Por ejemplo muchos empleadores o clientes de izquierda no contratarán a alguien que apoya tendencias de derecha y viceversa. Como esos hay muchos casos de personas que arruinan sus carreras por seguir las tendencias o movimientos que en ese momento son vistas como equivocadas.

De preferencia, evita en tus redes publicas hablar de política y religión en general.

4. Después piensa cual va a ser tu carta fuerte.

¿Vas a presentarte como arquitecto, artista, Blogger, empresario? De entre todas las facetas de tu vida, piensa cual va a ser la más trascendental en tus perfiles de redes sociales y trabájala. Relaciónate en redes sociales con gente de este sector, no solo en LinkedIn.

6. Encuentra tu red social.

De acuerdo a tu carta fuerte, piensa en que red social te puedes publicitar y relacionar mejor, en que sitios de internet se encuentra el sector al que quieres llegar, gente joven, gente intelectual, personas de determinado país o idioma, entre muchas otras variantes que hay en redes sociales.

Vale la pena leer las estadísticas que estas mismas publican.

7. Se constante en internet.

La gente debe ver que tus redes sociales están atendidas. Un perfil descuidado da la intención de que ya no te dedicas a ese oficio o que migraste a otro perfil.

8. Cuidado con el plagio.

Si hay algo que la gente no perdona es el plagio, sobre todo en un internet donde toda la información está a un clic de distancia.