Cuidado con tomar “demasiada” inspiración.

Cuando vamos a escribir un artículo para nuestro blog, algunos nos gusta leer lo que otras personas publican para “darnos una idea de que escribir”, pero esto puede ser contraproducente, ya que muchas veces terminamos copiando el estilo de alguien más o hacemos una especie de interpretación de lo que leemos.

Esto es muy perjudicial para todo aquel que se diga creador de contenido, porque al final no estará creado nada, solo lo estará copiando.

Esto es más evidente en gente como arquitectos, diseñadores gráficos o pintores, donde tomando una supuesta inspiración copian descaradamente el trabajo de alguien más.

Para evitar esto debes redactar varios tipos de artículos con distintos enfoques, hasta que encuentres tu propia forma de escribir y contar las cosas, con el tiempo la gente te seguirá por ello.

Recuerda que en internet la reputación es algo serio y el plagio no es bien visto en ningún circulo de este.